Ojalá fuera cierto

Just like heaven

Argumento

Cuando David alquila un pintoresco piso en San Francisco, lo último que espera es tener que compartirlo. Pero en plena mudanza una joven llamada Elizabeth aparece en escena insistiendo en que el piso es suyo. Él piensa que ha habido un enorme malentendido... hasta que Elizabeth comienza a aparecer y desaparecer misteriosamente.

Convencido de que es un fantasma, David intenta ayudar a Elizabeth a pasar al otro lado a pesar de que ella afirma estar viva.

Mientras tratan de averiguar quién es ella realmente y todos los misterios que la rodean, se acaban enamorando.

Crítica

Soy de la opinión de que en el 99,99% de los casos, las versiones cinematográficas de novelas, nunca hacen justicia a la obra literaria. En general, si una novela me gusta mucho, procuro no ver su versión para el cine, porque temo desilusionarme. Y en contadas, contadísimas ocasiones, he visto que una película sea mejor que la novela en la que está basada. “Ojalá fuera cierto” es uno de esos extraños casos. Aunque lo cierto es que hay tantos cambios entre una y otra, que realmente no parecen lo mismo, con lo cual no puede decirse que la película sea una buenísima versión de la novela, tan sólo que la película me resultó más bonita que la novela del mismo título.

En realidad, pocas similitudes comparten novela y película más allá del título y el punto de partida de la trama, que discurren por caminos muy diferentes en uno y otro  medio. ¡Incluso cambia algo tan aparentemente banal como los nombres de los protagonistas!

En la novela, Lauren es una joven médico que tras sufrir un terrible accidente de tráfico es diagnosticada de muerte cerebral. Arthur, es un joven que alquila la casa en la que vivía Lauren, y de forma sorprendente comienza a verla; ¿pero realmente es un espíritu, o qué es? Él es el único capaz de verla, y ella sólo puede comunicarse con él.

En la película, David (Mark Ruffalo) alquila un apartamento sin saber que ya está habitado por Elizabeth (Reese Witherspoon). Pero Elizabeth no es exactamente una persona, si no un fantasma. Y sin pretenderlo, ambos de van enamorando.

La novela del francés Marc Levy es bastante menos divertida que la entretenida comedia romántica estadounidense dirigida por Mark Waters. A cambio, la novela tiene más calidad que su versión cinematográfica. Y mientras de la novela existe una segunda parte sensiblemente mejor (y más bonita) que la primera (rompiendo así otro tópico; el de que segundas partes nunca fueron buenas), “Volver a verte“, la película es auto conclusiva.

Curiosidades

- Los derechos para llevar la novela al cine le costaron a Steven Spielberg 2.000.000$.

- Marc Levy, el autor de la novela,  fue coproductor de la película.

- En algunos países de América del Sur la película se tituló ” Como si fuera cierto”.

 

Artículo realizado por M.A.B.

Encuentra en la web

JSN Glamo 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework