Los puentes de Madison

The Bridges of Madison County

  • Año: 1995
  • País: Estados Unidos
  • Género: Drama romántico, Películas basadas en libros
  • Duración: 135 minutos
  • Reparto: Clint Eastwood, Meryl Streep, Annie Corley, Victor Slezak, Jim Haynie, Sarah Kathryn Schmitt, Christopher Kroon, Phyllis Lyons, Debra Monk, Richard Lage

Argumento

La vida monótona y rutinaria de una tranquila ama de casa que vive en una granja con su familia, se ve alterada con la llegada de un fotógrafo del National Geographic. Un verdadero amor y una pasión desconocida nacerán entre ellos.

Crítica

Ufffffffffff por dónde empezar. Es pensar en la película y aparece el nudo en la garganta, y es que hay mucho amor, muchos sentimientos, mucha emoción.

Francesca Jonson es una ama de casa que vive con su marido y sus dos hijos en una pequeña granja del condado de Madison. Esta italiana, que conoció a su marido durante la II Guerra Mundial, vive una vida tranquila y rutinaria, y así ha sido durante veinte años, pero en 1994 visita la zona un fotógrafo del Nacional Geographic que viene a pasar cuatro días para fotografiar sus puentes.

En esos días toda su familia ha salido y ella, sola en casa, coincide con ese espíritu independiente y bohemio, que en este caso es Robert Kinkaid, un fotógrafo divorciado que solo busca la aventura y el vivir día a día, ¿qué saldrá del encuentro entre estas dos personas tan diferentes?

Pues vamos a ver, leyendo la sinopsis no llama la atención, porque parece bastante sosa. Pero ahhhhhh sorpresa, cuando ves esta película es cuando por fin conoces la más maravillosa y bonita historia de amor jamás contada. Es de las que pasan, y vuelven a pasar los años, y cada vez que la ves, encuentras un nuevo matiz, donde cada escena es un poema al amor, pero a un amor tan intenso que no sólo duró durante su vida, sino incluso tras la muerte.

Los protagonistas son dos personas maduras con pocas ilusiones que ya no esperan mucho de la vida y mucho menos del amor, y de repente se encuentran, y nace un amor tan profundo que es imposible olvidarlo. Con escenas tan memorables, que solamente recordarlas hace que el nudo en la garganta vuelva. ¿Quién no recuerda la escena del semáforo? ¿Y la del baile de los dos en la cocina? Cosas cotidianas que nos pueden pasar a todos y a las que no les damos importancia, porque ¿qué importancia tiene desayunar con tu amor? Pues quizás nosotros no le demos importancia, pero es un detalle atesorado cuando ese amor solo lo has tenido durante cuatro días pero ha de alimentar tu corazón para siempre.

La historia la narra ella, cómo conoció a su marido durante la segunda guerra mundial, su matrimonio, sus hijos, y su gran y desconocido amor. Nada de escenas postizas, todo está narrado desde la naturalidad, desde hechos cotidianos con los que todos nos identificamos. Quizás sea por eso que te acabas metiendo tanto en la historia, que no sabes que es real ni que es ficción. Dos actuaciones magistrales, con un Clint Estwood y una Meryl Streep inmejorables que bordan el papel, que a base de silencios y miradas te cuentan la historia sin caer en ningún momento en detalles sin fundamento o de amor barato y empalagoso, al revés, es la historia más triste de amor jamás contada., con una de las decisiones más duras jamás tomadas.

Toda esta historia va acompañada de una música genial hecha por Lennie Niehaus, que ya había trabajado en otras películas con Eastwood. Agrupa temas de jazz, blues, opera, y un tema principal que es increíble, si además le añadimos la fotografía, que es preciosa, con unos paisajes de ensueño -o será que los ves así porque los ves con los ojos del amor de los dos protagonistas-, pues lo tienes todo.

El final, pues se puede decir que es el final más triste que nunca he visto pero a la vez el más bonito. Esas lagrimas del más duro del cine junto a la decisión que hay que tomar frente a un implacable semáforo, harán que haya un antes y un después tras ver la película.

Valoración: Una matricula de honor y un Oleeeeeeeeeeee!!!!!!!!!!!!!!!!, una joya ante la que hay que quitarse el sombrero.

Curiosidades

. Antes de que Clint Eastwood se hiciera con el proyecto, éste estaba en manos de Sidney Pollack, lo abandonó cuando no pudo contar con Robert Redford para el papel protagonista.

. Esta película le valió, a Meryl Streep, su décima nominación al Oscar, como mejor actriz.

. Esta película recibió varios premios:

1995: Meryl Streep nominada a mejor actriz en los oscars

1995: 2 nominaciones al globo de oro por película de drama y actriz de drama a Meryl Streep

1995: nominada al Cesar como mejor película extranjera.

. Los puentes techados de madera hechos famosos por la película "Los Puentes de Madison" de Clint Eastwood, van a desaparecer como consecuencia del paso del tiempo y de la reticencia de las autoridades a costear sus reparaciones. En la actualidad sobreviven apenas seis de los 19 puentes originales del siglo XIX del condado de Madison, Iowa. Inundaciones, incendios y desidia están acabando con ellos en todo el país.

. El libro estaba construido desde el punto de vista del hombre, pero Clint Eastwood consideró más interesante rescribir el guion desde la perspectiva de Francesca.

Frases memorables: Creo que esta película se merece este apartado ya que algunas son tan románticas que debe quedar constancia:

"Cuando pienso en por qué hago fotos la única razón que se me ocurre es que, me parece, que he estado viajando hacia aquí. Y ahora, me parece que cuanto he hecho en mi vida me ha estado conduciendo hacia ti (Robert Kincaid)."

"Robert: No quiero necesitarte...

Francesca: ¿Porque?

Robert: Por que no puedo tenerte. "


Artículo realizado por Rosamoni.

JSN Glamo 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework