Drácula

Bram Stoker's Dracula

Argumento

En el año 1890, Jonathan Harker debe viajar hasta Transilvania para que el conde Drácula firme unos papeles referentes a su nueva vivienda en Londres. El problema es que el conde no es quién dice ser: en realidad es un vampiro que perdió a su amor hace cuatrocientos años. Y, curiosamente, la novia de Harker es un vivo retrato de ella. Por ello, Drácula decide viajar hasta la capital británica "cruzando océanos de tiempo" para conquistarla.

Crítica

Cuando supe que estrenaban esta película me faltó tiempo para comprar las entradas, porque siempre me han gustado los films de vampiros, por muy malos que fueran. Me he tragado los de Christopher Lee y hasta los de Lugosi, porque cada una, en su tiempo, tiene su encanto. Sin embargo, cuando por fin, sentada en mi butaca, esperaba una de tantas películas de vampiros (eso sí, con más medios y por tanto mejor hecha), me encontré con una historia que ni me podía imaginar.

De acuerdo, es la historia del Conde Drácula, ese ser abyecto que vive en Transilvania, que ha ganado al mismísimo tiempo y que es inmortal a cuenta de chupar la sangre de las personas. Claro que es todo eso, de otro modo no sería una historia de Drácula. Pero la película basada en la novela de Bram Strocker es distinta. Original, diría yo.

Allí donde esperas encontrar a un conde sanguinario, encuentras a un guerrero que pierde lo que más ama: Elisabeta. Es la causa de que se vuelva un demonio, de que entregue su alma a las fuerzas del Mal, de que asesine. El dolor le hace un salvaje sin miramientos. Pero lo entiendes, porque su amor es tan profundo que sientes lástima por él.

Y cuando ve una fotografía de Mina, la novia de Jonathan, que acude al castillo de Transilvania para hace un trabajo a Drácula, ve en la muchacha la reencarnación de su amada Elisabeta. Se enamora perdidamente de ella y viaja a Londres para conquistarla.

Consigue seducirla y que ella le corresponda en cierta medida, aunque influenciada por los efectos del poder hipnótico del Conde.

No podía ser de otro modo y al final Drácula es vencido. Pero no le vencen los cazadores de vampiros que le acosan, le vence el amor. Es la propia Mina la que acaba con su vida clavándole un puñal en el corazón y cortándole luego la cabeza (como está mandado matar a un vampiro), mientras llora desconsolada, para procurarle la paz eterna.

Los efectos especiales son una maravilla, las vistas impresionantes, el vestudiaro inmejorable y la ambientación de Londres de esa época genial. Lo mejor para mí, la caracterización del protagonista como vampiro.

Espeluznante, emocionante, mágica, con una música que te pone los pelos de punta pero que cala hondo y no olvidas. Una historia donde se demuestra que el amor es más fuerte incluso que la muerte, y donde, más de una, se ha enamorado del Drácula-caballero elegante y sofisticado.

Valoración: Muy buena.

Curiosidades

Para el papel del viejo doctor especializado en vampiros se pensó en Liam Neeson, pero cuando éste se enteró de que su admirado Anthony Hopkins estaba interesado, decidió cedérselo. Hopkins también interpreta al sacerdote que castigó a la mujer de Drácula tras el suicidio y al narrador en algunos momentos. Hopkins estudió alemán para conseguir el acento de su personaje.

Gary Oldman consiguió bajar una octava su propia voz para darle así un toque más dramático y amenazador a la voz del Drácula anciano. Según él mismo llegó a utilizar una grabación con aullidos de lobo para aportarle ciertos matices a dicha voz. En España, sin embargo, se tuvo que recurrir a 2 dobladores diferentes para doblar al personaje.

En la escena del interior del castillo, en la que Keanu Reeves se encuentra con las tres novias de Drácula, el director del film pretendía que las tres mujeres aparecieran ante la cámara completamente desnudas, algo que la productora le negó en su momento, sólo descubriendo sus pechos.

Sadie Frost (Lucy), se tiñó el pelo de rojo para diferenciarse de Winona Ryder (Mina), ya que tenían un un gran parecido físico.

Premios:

(1992) 3 Oscars: Mejor vestuario, maquillaje, efectos de sonido.
(1993) 4 Nominaciones BAFTA: Mejor maquillaje, vestuario, diseño de prod. y ef. Visuales.


Artículo realizado por Mary Jo.

JSN Glamo 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework